Loading...
TW Consulting

DIRIGIR EQUIPOS CON EFICACIA, PARTE 3

DIRIGIR EQUIPOS CON EFICACIA, PARTE 3
Un líder resonante, que estimule de forma clara y consistente la sinergia en el equipo,
promoviendo a otros líderes, y que están en continua auto-renovación. Eso es lo que
necesitamos ahora en las organizaciones y todo nuestro foco se ha de poner en ello.
No nos olvidemos que Tom Peters ya sugirió que cualquier líder debe estar muy visible en
momentos de máxima inestabilidad y zozobra, reforzando siempre con hechos aquello que
predica, y no siendo tan necesario “estar tan presente” cuando las cosas funcionan de forma
natural y armónica; el exceso de protagonismo siempre es una señal de debilidad,
principalmente cuando no es necesario. Cuando hacemos lo contrario, generamos disonancia
e inestabilidad en el equipo, y es el equipo el que pierde confianza y rendimiento.
El líder resonante, que practica un liderazgo efectivo, sabe escuchar de verdad, tiene una gran
capacidad analítica y de síntesis y trabaja de forma decidida siempre con honradez y bajo los
principios éticos. Si realiza bien su trabajo se percibe por el alto grado de compromiso que
está obteniendo en cada uno de los colaboradores, dirigidos hacia la consecución de objetivos
comunes, y al hacerlo mostrando un cierto entusiasmo. Esa es la clave: cualquier profesional
comprometido tiene un cierto entusiasmo, muy lejos de inercias o rutinas innecesarias, y el
líder resonante lo sabe y practica con esmero.
Actuar sobre el potencial de cada colaborador, motivarles y ayudarles a alcanzar su máximo
nivel de desarrollo, es una de las actividades importantes del liderazgo, a la que no siempre se
enfrentan algunos mandos tradicionales, entre otras cosas porque exige un alto grado de
sacrificio hacia los demás. Los que no lo hacen son mandos con cargos, pero no auténticos
líderes inspiradores.
Siempre hemos hablado que hay 2 tipos de comportamientos de liderazgo a equilibrar: 1.- El
orientado a la tarea y consecución de los objetivos. 2.- El de apoyo y ayuda, orientado a la
persona, su implicación y motivación. El auténtico líder lo trabaja y equilibra, según el grado de
evolución de cada persona de su equipo. Eso es esencial y genera, entre otras cosas, mucha
credibilidad y confianza.
Los auténticos líderes manifiestan unidad con los criterios de la organización, aunque no
siempre estén de acuerdo en todo y cada uno de los aspectos de la estrategia o forma de hacer
las cosas; dicha unidad la manifiestan claramente delante de sus equipos, y solamente en
reuniones personales con su jefe inmediato pueden transmitir su punto de vista opuesto; es
decir: que liderar no es mostrar discrepancia o antagonismo con tu jefe delante de tus
colaboradores directos. Eso no es liderar, sino una inseguridad manifiesta del que dirige al
equipo.
Un líder resonante sabe reafirmar las ventajas y beneficios que tienen ciertas actuaciones en el
seno del equipo, persuade e influye, con el propósito de ayudar, y por eso practica técnicas
asertivas y persuasivas, de una forma natural y no forzada, que ha ido desarrollando con
mucha práctica. Es otra herramienta para obtener el compromiso del equipo.
Claro está, el líder resonante se convierte en mentor y coach del equipo, y logra el mayor
salto cualitativo de gestión y cohesión de equipos, convirtiéndose en un referente esencial en
el engranaje empresarial. Intentando sumar siempre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *